Cómo llevar una relación de pareja saludable

por | 15 marzo, 2017

Mantener una pareja no es fácil: hacer llegar a buen puerto una relación implica dedicación por parte de los dos. No se trata solo de cuidar aquello que os une, sino también de ponerle atención a aquellas cosas, pequeñas o no, que al ser descuidadas pueden llegar a convertirse en un problema.

Desgraciadamente no existe ningún manual para ello. Por eso decimos que mantener una relación de pareja sana es un arte… pero a la vez también una ciencia, como pueden atestiguar los múltiples tipos de terapias de pareja que el campo de la psicología nos ofrece cuando las dificultades al relacionarse se nos van de las manos.

Estas terapias pueden variar en forma o contenido, pero la mayoría están de acuerdo: existen 3 claves fundamentales para cultivar el terreno en el que vuestra relación pueda florecer.

La sinceridad, una herramienta fundamental

¿Sabes qué piensa tu pareja? ¿Y qué siente, qué desea, qué necesita, qué quiere hacer? ¿Y tú? Muchas veces, por temor a ser juzgados, ocultamos a nuestra pareja quienes somos. Es más, ¡muchas veces nosotros mismos no lo tenemos demasiado claro!. Por ello, es imprescindible la sinceridad con uno mismo y con el otro. Piénsalo: si no sabes cómo es tu pareja a todos los niveles, ¿la conoces realmente? ¿Y ella a ti?

Los principales enemigos de la sinceridad son el juicio y la culpabilidad. Olvídate de ellos: estar seguro de que tanto tú como tu pareja os conocéis a todos los niveles os proporcionará seguridad y solidez en la relación.

Háblame sin tapujos: la importancia de la comunicación

Una vez nos conocemos plenamente, llega otro paso a veces difícil: la comunicación. De nuevo por temor al juicio del otro, muchas veces no decimos aquello que sentimos o queremos. Sin embargo, la comunicación es fundamental: compartir quienes somos, qué queremos, qué deseamos, qué nos parece el mundo y nuestra relación con la otra persona hará que se cree un espacio de comunicación íntimo y propio de la pareja. No hacerlo es, nuevamente, una forma de mentir en la que no dejamos que nos conozcan ni conocemos realmente a quién tenemos al lado.

Yo soy yo y tú eres tú, y por ello te quiero

Dice el antiguo dicho que si vas delante, no podré seguirte y si vas detrás, no podré guiarte; solo si caminas a mi lado podré cogerte de la mano. Esta frase que suena a tópico resume perfectamente una actitud fundamental para que la sinceridad y la comunicación puedan florecer en una relación sana y sólida, en la que nuestra pareja es una persona independiente, que escoge día a día quedarse a nuestro lado. La posesividad, los celos, las críticas y los reproches no dejan sitio para que el otro se sienta libre de ser quién es, así que debemos evitarlos en la medida de lo posible. ¿Cómo hacerlo? Muy fácil: ámate y acéptate, y ama y acepta al otro. ¡Lo que das, te lo das; lo que no das, te lo quitas!

The following two tabs change content below.

Homoscience

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *